EDITORIAL

CUADERNOS DE ÉTICA, Vol. 29, Nº 42, 2014

 

EDITORIAL

 

Cuadernos de Ética sigue abriendo sus páginas a la colaboración de autores de todos los signos que vean en la ética una cuestión fundamental a la hora de plantear la convivencia y sobre todo la convivencia pacífica. En un mundo lleno de violencia y violación de derechos de toda naturaleza, que los filósofos sigan escribiendo y abriéndose a la reflexión para aportar algún elemento significante, alguna palabra, algún juicio, es reconfortante. Por ello reiteramos, como en cada número editado que la revista está abierta a todas las voces y todas las plumas.  

En cada una de sus ediciones Cuadernos de Ética ha publicado algún trabajo proveniente de autores extranjeros, principalmente de América Latina, aportes valiosos que han enriquecido sus páginas. En este número hemos incorporado dos trabajos de dos importantes autores brasileños y hemos considerado que publicarlos en portugués era un signo de confraternidad con ellos. Hacer el esfuerzo de comprender en su lengua a pensadores de un país de tanta trascendencia en América Latina, es un modo de estrechar lazos con vecinos y hermanos que comparten nuestra tarea de encontrar caminos para lograr un mundo mejor. Los autores de estos trabajos son reconocidos pensadores en Brasil: José Siqueira es bioeticista,  profesor en las Universidades de Paraná y Londrina y se dedica a la investigación en temas de educación en ética y bioética sobre todo enfocada a futuros médicos. Este trabajo es el resultado de una investigación realizada en la Universidad, con su equipo docente, convocando a estudiantes de cursos secundarios de una escuela de nivel medio en Londrina. Por su parte Roland Schramm aunque proviene de las letras, tiene a la filosofía como su mayor interés, y también se ha dedicado a la bioética, aportando a esta disciplina un alto nivel de reflexividad y erudición.

Es así que este número de la revista aborda temas fundamentales desde el punto de vista de la ética: la educación, el respeto al otro como protagonista de la ética y la política, la eticidad de las investigaciones y prácticas científicas y sociales.

José Siqueira y su equipo plantean la necesidad de educar en ética cuando nos revelan las conclusiones de la investigación que realizaron sobre la percepción de 209 estudiantes en una escuela secundaria de Londrina, sobre los factores generadores de diferentes tipos de violencia social vivenciados por ellos. Encontraron que los fundamentos de esa violencia tenían que ver con la superestima del individualismo  como el valor mayor, y la anomia ética, es decir la falta de compromiso y responsabilidad. La exclusión social que aparece como factor determinante de la violencia, tiene en el valor y las conductas o no conductas mencionadas, un caldo de cultivo definitivamente favorable. Siqueira pone a la enseñanza de la bioética como un posible generador de problemáticas y respuestas que desde la familiaridad de los problemas pudiera impulsar al compromiso.

Para Roland Schramm la bioética debe abrevar en la reflexión filosófica, fundamentalmente sobre el papel de la libertad, ya que no podemos pensar el ejercicio de la ética ni de la política fuera de ese supuesto. Él trabaja en su texto cómo la comprensión de la libertad y su uso es clave a la hora de establecer formas de tratar al otro y sobre todo gobernar. La filosofía política contemporánea debería asumir, según este autor, un análisis racional e imparcial de los conceptos de liberalismo y paternalismo en relación con el ejercicio de la libertad y realizar un salto dialéctico a través de la bioética, para lograr una forma de empoderamiento político que supere a la biopolítica.

El protagonista de la política y la biopolítica, así como de la ética es el otro. Hoy hallamos, en la práctica investigativa de la medicina que viola sistemáticamente la ética usando a los sujetos como objetos de investigación, la negación y el olvido del otro. Celina Lértora se pregunta por el otro en su texto, recurriendo a una comparación de estas prácticas actuales con las que llevaron adelante en el Tercer Reich. El punto de partida del análisis ético tiene mucho que decir a la hora de considerar las respuestas morales de la ideología nazi, no sólo frente a las investigaciones sino a la toma de  decisiones como depredación de recursos naturales, aborto terapéutico y otros muchos  modos de disposición de la vida del otro. Como la respuesta puede variar según se enfoque desde una ética de la convicción o consecuencialista y estas variaciones suelen usarse para negar la posibilidad de una ética, Lértora recurre a la ética de la convergencia de Maliandi donde se trata de dar una respuesta ética admitiendo la posibilidad de no fijar normas absolutamente universales. María Luisa Pfeiffer, también plantea que la ciencia y sus propuestas resultan hoy, por lo menos, sospechosas cuando pretenden usar al ser humano como objeto sobre el cual investigar. Al poner su foco de atención en el desarrollo de las células madre nos enfrenta a una cuestión irresuelta por la presencia activa de poderes que usan a la vida, tanto humana como no humana, para mantenerse. Otra vez la biopolítica y la ética en la puja, cuando se buscan respuestas que permitan respetar el derecho a la vida del ser humano y de lo que no lo es. La oferta de experimentaciones con células madre como tratamientos médicos es un espacio totalmente actual para debatir el derecho de la ciencia a cubrir conductas inescrupulosas. Según María Celeste Perosino, estas conductas, violatorias de los derechos de las personas, se extienden más allá de la vida y tocan a los cadáveres. En su trabajo plantea una aproximación a los debates actuales acerca de la existencia de derechos postmortem y la consecuente, o no, posibilidad de daño del cuerpo muerto. La aceptación de que el cadáver tenga derechos tiene que ver con la relaciones entre comunidad/derechos y consentimiento/cuerpo muerto que son muchas veces violadas por conductas que Perosino reseña en su trabajo.

Cuadernos de Ética agradece a los autores por sus aportes, así como a Fernando Bosy que es quien se ocupa de editar la revista en la web, ya que sin ellos no sería posible que la revista siguiera existiendo. Hace veintinueve años que con altibajos, gracias a los autores que nos siguen remitiendo sus trabajos, a los lectores que se siguen interesando por ellos y actualmente a Fernando que con mucha dedicación y generosidad permite que Cuadernos de Ética llegue a todas partes del mundo aportando a la construcción de un mundo respetuoso del otro y sus derechos.  

 

 

 

Refbacks

  • No hay Refbacks actualmente.


CUADERNOS DE ETICA es una publicación anual de la Asociación Argentina de Investigaciones Éticas.